Subir

Valor declarado y valor asegurado

Herrera DKP Emisión: 14 de diciembre de 2005

Si es usted un importador o exportador y tiene una pérdida o daño que denunciar pulse aquí para que conozca los procedimientos básicos.
Herrera DKP Online es un correo electrónico no periódico que se emite con el afán de dar noticias y aportes al mercado peruano de seguros de Transportes y en Comercio Exterior. Visítennos en www.hdkp.pe o en Adicionales. El mensaje puede ser leído mejor si su programa de correos tiene activada la lectura en html.
Si considera que este mensaje puede ser de interés para un compañero suyo favor envíeme su email. Si usted no desea continuar recibiendo estos mensajes respóndame poniendo la palabra Remover en el rubro Asunto.


El Valor Asegurado y el Valor Declarado

El estudio de abogados Phillips Fox señaló que la reciente decisión del tribunal inglés en el caso de Thor Navigation Inc versus Ingosstrakh Insurance Co Ltd debería servir como una advertencia para los armadores, corredores de seguros y compañías de seguros con respecto a la diferencia entre una póliza de valor declarado y una póliza abierta (sin valor declarado) de seguro marítimo.

El debate se centró en una acción de indemnización por daños y perjuicios sufridos por el buque 'Thor II', el cual estaba asegurado por compañías aseguradoras rusas y alemanas según una póliza de flota la cual indicaba que tenia un valor asegurado de USD 1.5 millones de dólares.  Se estimaba que el costo de reparación superaba los USD 2 millones, aunque los aseguradores afirmaban que las reparaciones se podían efectuar por menos del valor asegurado.  El propietario sostenía que había sido una pérdida total constructiva y vendió el buque como chatarra, solicitando a la compañía aseguradora la indemnización de la suma asegurada.  Pese al monto de la suma asegurada, las partes acordaron que el valor de mercado del buque al momento de la pérdida era de USD 800,000 dólares.

Los armadores sostenían que las pólizas era pólizas de valor declarado, lo cual les daba el derecho a recuperar el total de la suma asegurada en forma de liquidación de la reclamación; mientras que los aseguradores argumentaban que eran pólizas abiertas (sin valor declarado) según las cuales el valor del mercado representaba el monto pagadero.

La Ley de Seguro Marítimo de 1906 determina que “una póliza de valor declarado es una póliza que especifica el valor acordado de la materia asegurada”. El juez no encontró razón para no dar crédito a la evidencia presentada por parte de los aseguradores que tenían intención de efectuar un contrato en base a pólizas abiertas (sin valor declarado), y sostuvo que la cuestión de si una póliza es de valor declarado o es una póliza abierta dependía de las palabras usadas.

El quid del asunto era que la intención de crear una póliza de valor declarado tenía que estar claramente expresada, y en este caso no había nada en las pólizas para reemplazar el significado usual de “suma asegurada”.  Por consiguiente, se determinó que el valor asegurable del buque era el valor de mercado, USD 800,000 dólares.

Phillips Fox señala que los aseguradores, y en particular los corredores de seguros, necesitan asegurarse que, al momento de colocar pólizas, sus clientes comprendan en su totalidad la diferencia entre una póliza de valor declarado y una póliza abierta (sin valor declarado). Phillips Fox concluye diciendo que “muy a menudo se nos es fácil pasar por alto los condicionados impresos”.

Haciendo una extensión a los comentarios de Phillips Fox mencionamos que para el aseguramiento de barcos comerciales se aplican dos conceptos. Uno es el valor (representado por la cantidad asegurada) del barco, el otro, su capacidad comercial. Teniendo en cuenta esto, con muy pocas excepciones, las pólizas marítimas son pólizas a valor acordado, es decir que, en caso de siniestro total, será la suma asegurada lo que se pague, aunque este importe sea superior o inferior al valor del mercado del barco en el momento del siniestro, y las pérdidas parciales -a diferencia de otros seguros- se pagan sin aplicar la regla proporcional si hay un infraseguro. Hasta cierto grado, esto puede parecer poco ético, pero resulta comprensible si se considera que el propietario del barco realmente no está asegurando la embarcación, sino su capacidad de hacer dinero.

Tomemos como ejemplo un muy buen mercado naviero con todos y cada uno de sus barcos en uso. Las tarifas de carga son altas y el propietario de un barco en ruinas gana una fortuna, por lo que le interesa mantener en uso su barco, pues además de que le costaría mucho dinero reemplazarlo, seguramente tendría que esperar un tiempo para obtener el nuevo barco. De ahí que para el propietario sea verdaderamente necesario asegurar su barco por una suma algo más alta que su valor real. Además, se supone que los aseguradores marítimos son profesionales en su negocio y que, por ende, están en posición de evaluar si la suma asegurada declarada para un barco en particular tiene sentido o si se ha exagerado con propósitos fraudulentos.

Atentos saludos,

Carlos Peralta
Herrera DKP SRL Ajustadores y Peritos de Seguros
Teléfono: 464-1378 Fax: 452-3412 Email: [email protected]

PD. Favor recordar que mi dirección electrónica es [email protected] La dirección de envío de este mensaje es utilizada para evitar que mi dirección oficial sea detectada por robots pro spams. Si envias un mensaje a esta dirección su lectura inmediata no está garantizada.
Puede leer los boletines anteriores ingresando a aqui