Subir

Causa Próxima

Herrera DKP Emisión: 28 de octubre de 2012

Si es usted un importador o exportador y tiene una pérdida o daño que denunciar pulse aquí para que conozca los procedimientos básicos.
Herrera DKP Online es un correo electrónico no periódico que se emite con el afán de dar noticias y aportes al mercado peruano de seguros de Transportes y en Comercio Exterior. Visítennos en www.hdkp.pe o en Adicionales. El mensaje puede ser leído mejor si su programa de correos tiene activada la lectura en html.
Si considera que este mensaje puede ser de interés para un compañero suyo favor envíeme su email. Si usted no desea continuar recibiendo estos mensajes respóndame poniendo la palabra Remover en el rubro Asunto.


Para ganar una demanda de daños corporales, el demandante debe probar que la negligencia del demandado causó sus lesiones. Según el derecho de negligencia, hay dos tipos de causas:

  • (1) "causa de hecho"; y
  • (2) «causa próxima». El demandante debe probar ambos tipos de causas.

Un acto de negligencia es la causa próxima de la lesión de un demandante, si la lesión es el resultado natural y probable del acto. En otras palabras, la causa próxima existe cuando la lesión es el resultado previsible de la negligencia. Por ejemplo, un camionero choca negligentemente contra una casa. Debido al impacto, un pedazo de yeso se cae del techo de la casa encima del dueño de la casa y le produce una lesión. La negligencia del camionero es la causa próxima de la lesión del dueño de la casa porque la lesión sufrida por el habitante de la casa es el resultado previsible del choque del camión contra la casa. Tenga en cuenta que la lesión particular y la manera en que se produce no tienen que ser previsibles para constituir la causa próxima. Chocar contra una casa es la causa próxima de la lesión del dueño de la casa porque era previsible que algún tipo de lesión se produjera.

Un segundo ejemplo: un ciclista se estrella negligentemente contra un peatón. El peatón está ileso, pero aturdido. Camina alrededor de la cuadra para despejar la mente. Durante esta caminata, un perro rabioso lo hiere. En este ejemplo, la negligencia del ciclista no es la causa próxima de la lesión del peatón porque el ataque de un perro no es el resultado previsible de un accidente de bicicleta.

Causas concurrentes

Cuando dos o más actos de negligencia contribuyen a las lesiones del demandante, dichos actos se denominan causas concurrentes. Por ejemplo, un peatón se encuentra en la esquina de una calle. Un ciclista se estrella negligentemente contra el peatón y lo tumba hacia la calle. Mientras un camión se vira para evitar al peatón, un piano se cae del camión encima del peatón y lo lesiona. Antes del accidente, el camionero fue negligente y no aseguró el piano al camión. Los actos de negligencia del ciclista y del camionero constituyen causas concurrentes porque ambos actos contribuyeron a las lesiones del peatón.

Cuando hay causas concurrentes, ambas partes negligentes serán responsables de la lesión del demandante, sólo si cada uno de los actos de negligencia fue un factor importante en causar la lesión. En el ejemplo anterior, la lesión del peatón no se hubiera producido, si no fuera por los actos negligentes tanto del ciclista, como del camionero. Por lo tanto, los actos negligentes del ciclista y del camionero fueron factores importantes en causar la lesión del peatón, y ambas partes serían responsables de los daños y perjuicios en la demanda de daños corporales del peatón.

Causas intervinientes y sobrevinientes

Una causa interviniente o una causa sobreviniente rompe la cadena de causalidad entre el acto de negligencia y la lesión del demandante. Por ejemplo, un camionero choca negligentemente contra una casa. El impacto rompe la ventana, pero no causa ninguna lesión al dueño de la casa. Más tarde esa noche, un ladrón entra a la casa gateando a través de la ventana rota y agrede al dueño de la casa. Éste último interpone una demanda de daños corporales contra el camionero para obtener daños y perjuicios por las lesiones infligidas por el ladrón. En este caso, la conducta del ladrón no fue un resultado previsible de la negligencia del camionero. Por lo tanto, la conducta del ladrón constituye una causa interviniente o sobreviniente. La negligencia del camionero no es la causa próxima de las lesiones del dueño de la casa. Por esta razón, este último no puede obtener daños y perjuicios del camionero en una demanda de daños corporales.


Atentos saludos,

Carlos Peralta
Herrera DKP SRL Ajustadores y Peritos de Seguros
Teléfono: 464-1378 Fax: 452-3412 Email: [email protected]


PD. Favor recordar que mi dirección electrónica es [email protected] La dirección de envío de este mensaje es utilizada para evitar que mi dirección oficial sea detectada por robots pro spams. Si envias un mensaje a esta dirección su lectura inmediata no está garantizada.
Puede leer los boletines anteriores ingresando a aqui